BLOG VICARE

VICARE FISIO VIGO

LESIONES MENISCALES

En esta primera parte explicaremos qué son los meniscos de la rodilla, para qué sirven y las causas por las cual se lesionan. Los meniscos son un fibrocartílago que se apoyan en la cara articular de la tibia y son una de las estructuras de la articulación de la rodilla que más se lesionan. El menisco interno tiene forma de C y el menisco externo tiene forma de O.

Las lesiones meniscales se pueden sufrir a cualquier edad, pero la causa será diferente. Se sabe que 1/3 de las lesiones son secundarias a la práctica deportiva, que el menisco interno es el más afectado y que son más frecuentes en los hombres.

Funciones de los meniscos:

• Regular la transmisión y el reparto de cargas entre la tibia y el fémur.
• Aumentar la superficie de contacto y congruencia articular en un 75%
• Disminuyen el desgate del cartílago
• Amortiguación absorbiendo parte del impacto al que se ve sometida la rodilla
• Facilita la lubricación y la nutrición del cartílago articular
• Mejoran la estabilidad y la propiocepción de la rodilla
• Contribuye a la movilidad general de la rodilla


Las causas de la lesión de menisco pueden ser:

• Traumática: por un aplastamiento (salto sin flexión de rodillas), rotación-torsión (cambios de dirección al correr o caminar) e hiperextensión brusca de rodilla. Más habitual en un paciente joven menor de 30 años que realiza alguna práctica deportiva.
• Degenerativa: entre 45 y 70 años los meniscos se van deshidratando y se vuelven más rígidos, menos elásticos, y menos resistentes de forma natural. Las roturas de menisco a esta edad se deben a un traumatismo leve.
• Mecánica: por una malformación en la rodilla


Hay factores que pueden facilitar la lesión de menisco cómo la obesidad, el escaso desarrollo muscular, desviaciones estáticas del eje de la pierna y la excesiva laxitud ligamentosa y de la cápsula articular.

El mecanismo lesional en las roturas traumáticas es un movimiento de flexión o extensión brusco con el pie fijo en el suelo que bloquea la torsión fisiológica de la rodilla impidiendo la extensión con la rotación externa y la flexión con la rotación interna.

Diagnóstico Clínico - Síntomas y Signos

• Dolor que puede ser difuso en toda la rodilla irradiarse hacia la pierna o estar localizado en la zona del menisco dañado.
• Dolor que puede aparecer al subir y bajar escaleras, en cuclillas o al hacer giros con el pie apoyado.
• Chasquidos, pseudobloqueos, sensación de fallo de la rodilla
• Derrame sinovial, inflamación o sensación de presión en la rodilla, si continua en el tiempo puede provocar pérdida de movimiento en la rodilla
• Impotencia funcional
• Bloqueo real (no puede extenderse la rodilla del todo porque el fragmento roto está entre la tibia y el fémur).
• Dificultad para moverse después de permanecer sentado durante un tiempo prolongado.


Para realizar un diagnóstico correcto nos tenemos que apoyar en realizar una buena anamnesis y una exploración física. Existen ciertas maniobras para la exploración meniscal (Appley, McMurray, Steinman…), aunque su efectividad no es del 100% por lo que hay que realizar varias exploraciones mecánicas y funcionales del menisco.

Para confirmar el diagnóstico también se puede realizar una RMN. En la próxima entrada en el blog hablaremos de su tratamiento. Os esperamos.


Bibliografía:

Treatment of meniscal tears: An evidence based approach
World J Orthop 2014 jul 18;5(3):233-241
Simon C Mordecai, Nawfal Al- Hadithy, Howard E Ware

The knee Meniscus: Management of Traumatic Tears and Degenerative lesions
Philippe Beaufils, Roland Becker, Sebastian Kopf, Ollivier Mathieu, Nicolas Pujol

The human Meniscus: A Review of anatomy Function, Injury and Advances in Treatment (2014) Alice JS Fox y col.

Rehabilitation following meniscal repair: a systematic review
Robert C Spang III, Michael C Nasr (2018)

Revisión Bibliográfica del tratamiento de las lesiones meniscales degenerativas
Soraya Martínez Jiménez